Así empieza cualquier historia. Tres poderosas palabras que pueden cambiar el mundo.

Creo firmemente en el poder de las palabras para cambiarlo.

Desde tiempos muy remotos, las personas siempre hemos tenido la capacidad de contar historias para comunicarnos y definirnos, y poder conectar emocionalmente a través de una historia, dejar que te llegue y toque el corazón y la cabeza, el cuerpo y el espíritu: lo racional y lo instintivo.

Las historias siempre han sido utilizadas para motivar, enseñar y convencer. Poseen la magia de trasladarnos casi literalmente a lugares nuevos: está demostrado que, cuando nos cuentan una historia, nuestro cerebro activa las áreas que se encargan de procesar la experiencia. A las personas nos  mueve a actuar la empatía,  y no hay mejor definición de empatía que esa: vivir, en primera persona, lo que nuestro interlocutor nos está contando.

Al fin y al cabo, siempre apelamos a los sentimientos y emociones de cada uno, esa es la clave conocer cada día más a los usuarios a través de la conexión emocional y única que se genera cuando se cuente una historia.

Me gusta escuchar las historias de cada persona, creo firmemente que todos tenemos una historia que contar, de esas historias que pueden dejar huella y calar en el alma de las personas.

Mi propósito es que cuentes esa historia y que llegues al gran público. Considero que estamos en esta vida para transmitir a los demás.

¿No crees que es hora de que el mundo escuche lo que tienes que decir?

¿Tienes alguna duda? Rellena el siguiente formulario y me pondré en contacto contigo en menos de 48 horas.

¿Los formularios no son lo tuyo? Escríbeme a hola@beatrizinfanzon.com en menos de dos días tendrás noticias mías en tu buzón.