Por qué me apasiona escribir


Por qué me apasiona escribir

 

¿Te estarás preguntado por qué me apasiona escribir? Una de las principales razones es que llevo escribiendo desde hace 22 años, sí, lo sé el tiempo pasa deprisa, y cuando nos damos cuenta la vida también ha avanzado, e incluso la sociedad y todo avanza a pasos agigantados.

 

Siempre que me preguntan, cuál es mi mayor pasión, tengo muy clara la respuesta, escribir, no hay nada que me haga más feliz. No hay muchas cosas que tenga 100% claras en mi vida, pero ésta es una de las que más claras tengo: quiero y debo vivir dedicándome a las palabras, me gustan crear historias con alma de esas que calan y dejan huella, compartir mensajes bonitos para almas geniales y conectar de manera profunda con las personas a través de mis escritos.

 

Dicen que las palabras son un hilo mágico que nos conecta con el interior de los demás y también con el mundo.

 

La mayoría de las veces escribo por necesidad, siento que el cuerpo me pide escribir, que necesito expresar mi opinión, lo que estoy sintiendo en ese instante, en ese momento, y que no sé expresar con palabras, cuando tengo algo por dentro que me carcome y necesito soltarlo. A veces me sirve para desahogar, como cuando se necesita llorar, hablar con alguien, o que te abracen, en mi caso me desahogo, hablo y me abrazo a las palabras.

 

Después de escribir siempre me siento mucho más tranquila, serena, relajada, sintiendo que todo encaja, y que mi mundo interior está en paz.

 

También siento que escribir es como una terapia. Aún recuerdo cuando comencé a escribir, tenía 8 años, y era una niña tímida, aún lo sigo siendo. El psicólogo del colegio llamo a mi madre y le dijo que yo tenía un mundo interior inmenso y que no contaba todo lo que me ocurría, que tenía una imaginación desbordante, y que veía necesario que sacará todo lo que llevaba ahí dentro, en mi interior. Estuvieron debatiendo, hasta que se dieron cuenta, que era una lectora voraz, y que podía focalizar mis pensamientos, mis sentimientos en el papel, puesto que ya por entonces no destacaba en nada artístico, ni la música, ni la pintura era lo mío. Desde entonces me he dedicado a escribir todo lo que me ocurría, todo lo que necesitaba contar y expresar, todo lo que sentía.

 

Escribir me alivia, me da perspectiva, claridad, pone en orden mis pensamientos y prioridades. Algunos expertos dicen que la escritura sana el alma, y es reveladora, te ayuda a conocerte a ti mismo, te compromete  y te ayuda a transmitir.

 

Además se escribe desde la consciencia, es decir, puedes poner toda la intención en ese mensaje o sentimiento que quieres transmitir, tienes la posibilidad de elegir esa palabra o esa expresión que lo expresa todo, puedes pulirlo para que sea un reflejo fiel de lo que piensas y sientes ese instante o momento.

 

Escribir es pasión, es un lenguaje, es algo que te permite conectar con los demás cuando las palabras no fluyen de la manera adecuada mientras hablas. Cuando escribes sientes magia, magia en las manos cuando tecleas en una máquina de escribir o en el teclado del ordenador, cuando escribes a mano con un bolígrafo, una pluma o incluso un lápiz; sientes magia en el cuerpo, tu imaginación fluye y tu creatividad se dispara; sientes que todas las piezas del puzzle encajan, te sientes muy bien, satisfecha con lo que haces.

 

No hay nada que me cree tanta satisfacción como cuando escribo una historia con alma, creo que todas las personas tenemos historias con alma a nuestras espaldas, y que merecen ser contadas, vivencias, anécdotas, a todo le imprimimos alma y sentimientos; aunque la mayoría de las veces no pensamos que es así.

 

Siempre me han gustado las historias con alma bonitas, pero reconozco que no todo el mundo tenemos historias bonitas que contar, también tenemos historias que pueden ser del pasado que no queremos recordar, y que quizás deberíamos plasmar en una hoja en blanco para poder liberarnos del peso que nos genera. Como he dicho anteriormente, escribir alivia.

 

Escribir lo es todo para mí, me permite llegar a límites insospechados para mí, me permite conocerme mejor y lo más importante es lo que más feliz me hace.

 

¿Entiendes ahora porque escribir es mi mayor pasión?

 

Si encuentras este artículo interesante para compartir, te agradecería que lo hicieras. Gracias. 

 

Me encantará conocer tu opinión